[ 20/07/16 ]

La franquicia Pambao nos habla de qué tiene que tener para ser un ‘bao’


PAMBAO  dedicada a el bao (baobun o mollete chino cocido al vapor), quiere sentar las bases en España de este bocado de origen asiático. 

Además de hacerlo el principal baluarte de su carta, su chef ejecutiva, Bárbara Buenache, nos da una serie de pautas para que conozcamos mejor esta tendencia que ha venido desde el lejano oriente para quedarse.

1. La historia del bocado más ‘trendy’. “Para conocer los orígenes de este mollete”, explica Buenache, “hay que remontarse a la ancestral tradición gastronómica China; es decir, estamos hablando de un bocado de más de dos mil años”. Como vemos, este bocado no es solo el boom del momento, sino que ha sido un referente en la alimentación de millones de personas. “En Asia, sobre todo, está instaurado como parte del desayuno y, también, como un bocado callejero, aunque aquí le hemos dado protagonismo en comidas y cenas”, añade Buenache.

2. El secreto está en la masa. Mantou. Así se denomina a la masa de los baos. Las principales características son la suavidad y esponjosidad. Esto es posible gracias a los ingredientes usados: harina de trigo, levadura, agua, leche y un toque de aceite, vinagre y azúcar. “Nosotros, en PAMBAO, sabemos lo importante que es la masa de estos bocados asiáticos. Contamos con un obrador para elaborar baos, y manteniéndola ancestral receta, hemos añadido a la base de harina de trigo un aceite de oliva virgen extra de origen español”, añade Buenache.

3. Menor aporte calórico. La chef ejecutiva recuerda que “una de las principales características” de este producto es el bajo aporte calórico que tiene, sobre todo al ser un pan que no se hornea, si no que se prepara al vapor. “Si a ello unimos un relleno con productos de calidad, como los que elaboramos en PAMBAO —detalla Buenache— contribuiremos a llevar una alimentación más sana y equilibrada”.

4. La importancia del relleno. Otra de las peculiaridades del bao es su sabor neutro, nada pesado y, a la vez, ligeramente dulce. “Esta masa nos permite mostrar todas las aristas del sabor de un relleno”. Buenache explica que “lo ideal es complementarlo con  vegetales frescos, en nuestro caso con lechugas y mini brotes vivos que redondean el sabor de nuestro producto”. En nuestra carta encontramos, entre otros, baos de cochinita pibil con jalapeños, transportándote a México; el de pechuga de pollo al curry amarillo que recuerda los exóticos sabores de la India, y también está el de costillas a la barbacoa con tierra de avellanas, en representación de los grandes asadores de Estados Unidos. La carta no olvida productos nacionales como el pulpo gallego, fusionado con una salsa tzatziki griega. También podemos encontrar el pambao de butifarra de pavo con algo tan típico de Madrid como es la cerveza Mahou, presente a través de unos bubbles. Aquellos que prefieran algo más verde encontrarán una ensalada de escalivada combinada con un superalimento como es la quínoa o un saludable dim sum al vapor de espinacas a la crema con pasas y piñones.

5. Comerlo tiene su fundamento. Los baos hay que comerlos calientes, “recién hechos”. Y añade Buenache: “si se enfrían la masa pierde parte de su esponjosidad”. “Para comerlos tenemos las manos, hay que olvidarse de cubiertos o palillos chinos; hay que saber qué estamos comiendo en cada momento y adaptarnos al bocado”.

Consulte más información sobre Pambao.