¿Por qué elegir una franquicia?
La franquicia es un modelo de desarrollo empresarial que ha alcanzado un elevado grado de madurez en España, y que permite a los inversores que se integran en esta fórmula invertir en un negocio con más garantías que si lo hiciera en una actividad por cuenta propia en independiente.
 
En España existen en torno a 70.000 unidades operativas ligadas al sistema de franquicia., número que sigue creciendo año a año. Pero, ¿a qué se debe que un número tan elevado de personas confíen en este sistema?
La respuesta es relativamente sencilla. A saber; en un mundo cada vez más globalizado y competitivo es muy difícil abrirse hueco en el mercado de forma aislada e independiente; por ello, una gran parte de emprendedores busca la ayuda que una empresa pueda ofrecerle, a través del uso compartido de una marca y, sobre todo, de un sistema comercial y/o productivo de éxito.
 
La franquicia es un sistema de colaboración empresarial entre personas jurídica y económicamente independientes por la que una parte (llamada franquiciador) cede a la otra (llamada franquiciado) el derecho al uso y explotación comercial de una marca y de un sistema comercial, a cambio de unas contraprestaciones económicas. 
En definitiva, la franquicia es un sistema de distribución de productos y servicios destinado a satisfacer las necesidades de los clientes, una red de relaciones entre empresas interdependientes que permite a un grupo de personas compartir:
- Una marca
- Un método exitoso de hacer negocios
 
La franquicia en España
 
El sistema de franquicia en España ha experimentado un crecimiento sostenido desde su inicio, y más concretamente, desde que comienza su gran divulgación a partir de la década de los 90. Desde entonces hasta ahora, son muchos los negocios que se han puesto en marcha utilizando como modelo para desarrollarse este popular sistema, inundando las principales calles comerciales de las ciudades y los centros comerciales, de modo que hoy en día forma parte esencial del panorama comercial de una ciudad.
 
Pero si bien el desarrollo de la franquicia en el sector comercial o de restauración es el más evidente, puesto que se puede observar fácilmente en calles y centros comerciales, este sistema ha experimentado igualmente un auge espectacular en el sector servicios, de modo que más de la mitad de las unidades operativas existentes en franquicia pertenecen al sector servicios. A este sector, tradicionalmente formado por actividades como tintorerías, agencias de viajes, inmobiliarias, mensajerías o peluquerías, se vienen sumando desde hace unos años, una gran variedad de actividades, como servicios diversos a empresas (regalos de empresa y marketing directo), servicios diversos a automóviles, relaciones personales, centros de negocio, consultoría y asesoramiento, servicios personales, etcétera). Todo ello ha generado un cada vez más amplio abanico de franquicias y oportunidades de negocio en el que todo potencial franquiciado puede invertir.
 
Ventajas de la franquicia
 
Las principales ventajas que una franquicia aporta a un posible inversor (o franquiciado) frente a la alternativa de crear un negocio por cuenta propia son las siguientes:
 
Disminución del riesgo empresarial: se estima que una persona debería pasar aproximadamente cinco años hasta llegar a dominar una determinada actividad. Comprar una franquicia reduce considerablemente esa necesidad de aprendizaje tan elevada y permite que prácticamente cualquier tipo de persona acceda al camino del éxito con rapidez.
 
El franquiciado es propietario de un negocio previamente acreditado por una experiencia contrastada, con satisfactorios resultados y que ofrece grandes posibilidades, por lo que se reduce enormemente el riesgo que conlleva iniciar una actividad comercial en solitario.
 
Formación al franquiciado: el sistema de franquicia ofrece distintos planes de formación, tanto inicial como permanente, que posibilitan que personas incluso sin experiencia puedan acceder a operar dentro de una actividad, en la que de otra manera les hubiera sido totalmente imposible establecerse.
 
Cobertura asistencial de una organización: todas las cantidades pagadas a la central de franquicia proporcionarán la capacidad de implementar mejoras en el sistema, que posteriormente serán útiles a su actividad: asesoramiento sobre la ubicación más adecuada, imagen del negocio, operativa diaria y marketing necesario. Todas las buenas cadenas de franquicia proporcionan formación y asistencia sobre todos los aspectos y peculiaridades del negocio.
 
Ser dueño de un negocio propio. Cuando una persona trabaja para sí misma, no hay duda que sus esfuerzos tienen una recompensa mucho mayor y más rápida, principalmente en forma de ingresos. De hecho, está demostrado que un establecimiento franquiciado funciona mucho mejor que otro gestionado por otra persona contratada por cuenta ajena.
 
Costes inferiores a establecer un negocio de forma independiente. Cuando una persona instala un negocio, normalmente, y debido a la falta de experiencia previa, incurre en costes superiores a los que le habría supuesto el mismo negocio en franquicia (donde la experiencia del franquiciador enseña la manera de reducir los costes), aun considerando el desembolso que deberá realizar en concepto de canon de entrada al franquiciador.
 
Desarrollo más rápido que el de una actividad independiente: con la franquicia se suele alcanzar mucho antes el punto de equilibrio del negocio, y se obtiene el éxito con mayor probabilidad que otros empresarios del mismo sector.
 
Beneficios de la I+D de la central de franquicias: la mayoría de los pequeños empresarios están demasiado ocupados en su día a día, como para pensar en desarrollar nuevos productos y servicios que satisfagan mucho mejor las necesidades de sus franquiciados. Un franquiciador buscará siempre la manera de mejorar los beneficios de su red, descargando al franquiciado de esta labor.
 
Una de las principales labores del franquiciador es contribuir a la puesta al día de la actividad objeto de la franquicia, adaptándola a las nuevas necesidades del mercado.
 
Reconocimiento de la marca: como franquiciado se podrá desarrollar una actividad con el paraguas de una marca reconocida a nivel nacional e incluso internacional. Esto permite que el negocio atraiga nuevos clientes, que están familiarizados con los productos o servicios ofertados.
 
Aprovechamiento de economías de escala: normalmente, el franquiciador traslada a la red condiciones ventajosas de suministro gracias a las ventajas que el tamaño de la red le proporciona en la negociación con los proveedores de distinto tipo.
 
Publicidad de la enseña: la empresa franquiciadora es la encargada de llevar a cabo las campañas publicitarias y de marketing que se planifiquen, lo cual beneficiará a todo el grupo de franquiciados.
 
El franquiciado es portador de una marca conocida nacional o internacionalmente, que invierte grandes cantidades en publicidad en distintos medios, como radio, prensa o, incluso televisión, lo que sería inaccesible de forma individual para la mayoría de los franquiciados.
 
Zona de exclusividad: el franquiciado, por lo general, se asegura un territorio en el que el franquiciador se compromete a no abrir ningún otro establecimiento (ni propio ni franquiciado) de la cadena.
 
Facilidades de financiación: A la hora de iniciar el negocio el futuro franquiciado puede obtener ayudas económicas, ya que algunas enseñas franquiciadoras han negociado con determinadas entidades financieras la concesión de créditos blandos.
 
Inconvenientes de la franquicia
 
Por el contrario, adherirse a una franquicia, también implica renunciar a ciertos derechos y libertades. Señalamos a continuación algunos de estos aspectos desfavorables:
 
Costes adicionales: la integración en una red de franquicia implica tener que soportar algunos costes adicionales que no existen en el caso de abrir un comercio independiente, como el derecho de entrada y los royalties de funcionamiento y publicidad, si bien, deben contemplarse como una inversión dirigida a la reducción de riesgos, además de que otros gastos quedan reducidos dependiendo de la experiencia del franquiciador. 
 
Limitaciones en la operativa: el franquiciado tiene obligación de cumplir las directrices marcadas por el franquiciador, plasmadas por lo general en el Manual de la Franquicia. Esto supone que el franquiciado no puede actuar conforme a su propio criterio y merma su posible espíritu emprendedor.
 
Limitaciones para la venta o traspaso del negocio: hay que tener siempre en cuenta que el franquiciador puede tener derechos de compra y de rescisión del contrato, según las condiciones definidas en el mismo. 
Riesgos asociados a la gestión del franquiciador: finalmente, existen riesgos derivados de la propia capacidad de gestión del franquiciador, por lo que es importante analizar esta figura antes de confiar en una u otra franquicia.
 
Otras fórmulas de comercio asociado
 
Existen muchas maneras de hacer crecer una empresa y de desarrollarla en diversos entornos geográficos. De hecho, la franquicia no es el único método de crecimiento empresarial asociado, pero sí es el más conocido y el que más éxito ha tenido y sigue teniendo en el mundo empresarial, entre otras cosas porque es el sistema más flexible, adaptable a todos los mercados y sectores y está al alcance de todos los empresarios. 
 
Sin embargo, existen otras fórmulas alternativas, que a continuación citamos:
 
Agencia
Una persona natural o jurídica, denominada agente, se obliga frente a otra de manera continuada o estable a cambio de una remuneración, a promover actos u operaciones de comercio por cuenta ajena, o a promoverlos y concluirlos por cuenta y en nombre ajenos, como intermediario independiente, sin asumir, salvo pacto en contrario, el riesgo y ventura de tales operaciones. 
 
Concesión/Distribución comercial
Un empresario (concesionario) se compromete a adquirir en determinadas condiciones productos (normalmente de marca), a otro, y a revenderlos en una zona concreta, prestando la asistencia que se precise, una vez realizada la venta. 
 
Es frecuente en estos acuerdos incorporar una cláusula de exclusiva (distribución exclusiva) por la que una parte se comprometa con la otra a entregarle únicamente a ella determinados productos para su reventa en la totalidad o en una parte determinada del territorio.
 
Licencia de marca
En el acuerdo de licencia de marca, una empresa (licenciador) cede a otra (licenciatario) su marca, bajo ciertas condiciones de uso, para que este haga uso de la misma, a cambio de una determinada contraprestación económica. 
 
Licencia de know how, o de transferencia de tecnología
Mediante este contrato, una empresa transfiere a otra ciertos conocimientos (técnicos, industriales, administrativos, comerciales, financieros, …) así como el derecho a usar un procedimiento empresarial determinado.
 
Con todo, ¿por qué elgir una franquicia cuando, como emprendedores, pretendemos comenzar una actividad comercial? Porque al abrigo de una marca reconocida y tomando como base la experiencia y saber hacer de una empresa sólida en el mercado de referencia, podremos incrementar nuestras posibilidades de éxito. Así lo han visto alrededor de 67.000 emprendedores y, por ello, la franquicia se presenta como fórmula líder al considerar el comercio asociado.

Siguenos en Twitter Siguenos en Google+ Siguenos en Youtube ABC Franquicias
Copyright © 2016 FranquiciasHoy.es Reservados todos los derechos. Prohibida la reproducción total o parcial en cualquier formato sin previa autorización


Registra tu Franquicia


¿Buscas nuevos emprendedores para tu negocio? Registra tu Franquicia y comienza a recibir contactos de personas interesadas en invertir en tu negocio.
Franquicia tu empresa

Consultores Expertos en Franquicia | Tormo Franquicias | Consultores en Franquicia

Si estás pensando Franquiciar tu negocio y crecer empresarialmente ponte en contacto con nosotros.
Te atenderemos sin compromiso.
Tormo Franquicias Consulting es la consultora líder
en franquicia.