Guillermo Fuente fundador de Aloha Poké

Aloha Poké, Viaje por los sabores del Pacífico

guillermo-fuente-carlos-fundadores-franquicia-aloha-poke
Un día un compañero de piso nos contó que había probado el poké debajo de su trabajo. Nos contó que era parecido al sushi, que lo haces en un bol, y que era barato y ponían muchísimo

El nuevo plato de moda

Para quien esté alejado del mundo healthy- fitness, la palabra puede sonar a cualquier cosa. Lo cierto es que el poké se está convirtiendo lenta pero inexorablemente en el nuevo plato de moda, al igual que lo hizo el sushi en su momento. De hecho, se apunta a que el primero es una "mejora" del segundo, al menos en lo que a precio y nutrientes se refiere. Por eso, hay quienes están encontrando en este plato hawaiano un filón para montar un negocio en España, y que no están dispuestos a decir "no" a nada exótico.

El origen del poké se remonta a los nativos hawaianos, lo tomaban para coger fuerza en la dura tarea diaria, aunque de una forma más rudimentaria y básica que ahora. La traducción de poké en hawaiano es “corte”, esto así porque el plato se basaba en el corte de pescado crudo, destripado y sin espinas. En los años 80, el poké comenzó a hacerse popular cuando cruzó fronteras y llegó a California. Aquí el plato sufrió nuevos cambios debido a la influencia y cultura japonesa, la cual aportó nuevos ingredientes como las algas y la salsa de soja, entre otros, y la incorporación de otros productos como la cebolla y el aguacate. El plato comenzó a expandirse hasta alcanzar la fama de la que goza actualmente.

Poco a poco, este plato hawaiano está conquistando el mundo.

De Hawái a España haciendo escala en Estados Unidos

Guillermo, Carlos y Hugo son los responsables de que este plato tan novedoso y saludable desembarcara en España. Guillermo Fuentes, cofundador de la empresa, nos ha contado en una entretenida conversación que es exactamente el poké, cómo se originó Aloha Poké, su local en franquicia de moda y qué planes de expansión tiene para su enseña.

Guillermo, de origen vasco, estudió Administración y Dirección de Empresas y se fue a Estados Unidos para estudiar un máster de emprendimiento, el cual le fue de gran ayuda a la hora de crear su propia empresa, ya que le introdujo en distintas materias específicas de la hostelería, un mundo que le apasionaba desde el principio. Allí asimiló los entresijos de montar un buen restaurante, estudió el funcionamiento de una empresa hostelera, aprendió a hacer contratos de contabilidad aplicados a este sector, etc.

Al finalizar sus estudios comenzó a trabajar en una consultora de marketing. Aquí se dedicaba a ayudar a empresas que estaban estancadas en su desarrollo, estudiar cuáles eran sus puntos fuertes y potenciarlos para que alcanzaran el éxito. También ayudaba a las personas que tenían una idea de negocio y que querían llevarlo a cabo pero que no sabían cómo hacerlo.

Guillermo expone que, al fin y al cabo, lo que él hizo fue aplicar en su propio plan de negocio todo lo que había aprendido en la consultora para lanzar Aloha Poké al mercado.

Durante los tres años que estuvo viviendo en Estados Unidos, confiesa que lo que peor llevaba era la comida, pues solo se alimentaba a base de hamburguesas, sándwiches y, si quería tomar una ensalada, lo normal es que llevase bacon, por lo que su dieta distaba mucho de ser saludable. En definitiva, en EE.UU. había pocas oportunidades de comer sano y aunque a Guillermo le encanta cocinar, no disponía de mucho tiempo para preparar comida que llevarse a la oficina. Junto a su socio Hugo, que también se encontraba allí estudiando, solía ir a comer sushi, pero el precio no les permitía ir con frecuencia a este tipo de locales.

Uno de aquellos días en el que Guillermo y Hugo se marchaban juntos a almorzar, encontraron casualmente un local bastante cutre, pero con una enorme cola en la puerta. Fue en este fortuito encuentro en el que descubrieron lo que era el poké, la versión más económica del sushi. Este producto desconocido hasta entonces para ellos les encantó, además, contaba con el plus de que es un alimento sano y barato. Guillermo confiesa entre risas que tras ese descubrimiento pudo llegar a comer poké entre tres y cuatro veces por semana.

El poké actual consiste en un bowl con una base de arroz (quinoa, kale o ensalada) una proteína como el salmón, el atún, pulpo, pez mantequilla o gambas, salsa de soja (spicy mayo, wasabi, alioli…) y, por último, los toppings (cebolla, tomate, aguacate, piña, mango, col, semillas, etc.). Se trata de un producto saludable dentro del sector de la comida rápida, un plato que viene muy bien si se quiere cuidar la línea o si se es deportista. Esto es lo que más le fascinó a Guillermo, además de su potente y delicioso sabor.

El poké es un producto sumamente versátil, pues se puede consumir en el establecimiento, pedirlo a domicilio o llevarlo directamente a la oficina, su sencillo formato permite múltiples opciones.

El día que el último y tercer socio, Carlos, decidió unirse a este proyecto, fue en una visita que realizó a sus amigos y actuales socios en Estados Unidos. Tras probar el poké, quedó igualmente fascinado y fue entonces cuando los tres empezaron a plantearse la idea de si aquel producto existiría en España y qué pasaría si constituyeran uno de esos locales en su país natal, pero lo barajaron como una mera anécdota.

Al comprobar que en España no había nada parecido, fue cuando la posibilidad de constituir este nuevo modelo de negocio se volvió más palpable. Se podían convertir en pioneros de este mercado con un nuevo producto y puede que tuviera una buena acogida entre los consumidores españoles.

Los tres amigos estuvieron dando vueltas a la idea hasta que aquel plan, que comenzó como un chascarrillo, se convirtió en un proyecto real. Fue entonces cuando, coincidiendo con la vuelta de Guillermo a España en octubre del 2016, decidieron poner en marcha el primer establecimiento de poké en nuestro país. En enero del 2017 ya tenían desarrollado por completo el plan de empresa y pudieron presentar al banco el proyecto final de Aloha Poké.

El primer negocio de poké en Madrid y en España, Aloha Poké

Los bancos suelen dar una respuesta para financiar un proyecto de esta envergadura en unos 20 o 25 días y, en este caso, prácticamente les dieron su aprobación al instante. Esta circunstancia aumentaba la confianza de los tres socios en su proyecto.

El banco les puso en contacto con el organismo Aval Madrid, una sociedad que brinda facilidades de financiación y/o subvenciones a autónomos y emprendedores madrileños. De esta forma, consiguieron los recursos necesarios para emprender Aloha Poké.

El paso inicial fue buscar un local adecuado para su proyecto, realizaron un estudio demográfico y del público objetivo y decidieron que el barrio madrileño de Chueca era el idóneo, encontraron su primer establecimiento en la calle Libertad.

Los emprendedores se pusieron el traje de arquitectos, diseñadores de interiores y todo lo que fue necesario para transformar aquel local en el primer Aloha Poké, levantando su primer establecimiento sin ningún tipo de ayuda externa. Investigaron, preguntaron a todo aquel que le pudiera asesorar y en junio del 2017 pusieron en marcha el primer restaurante de poké en Madrid, y en España.

Desde el día de la inauguración, Aloha Poké tuvo una gran afluencia de público, obtuvo una enorme acogida. Recuerdan aquel momento como un día de gran incertidumbre, ya que no solo era un nuevo restaurante, sino que la comida era totalmente distinta a lo que el consumidor español estaba acostumbrado. Los primeros meses tenían que explicar qué era el producto y el concepto de negocio, ya que era totalmente desconocido para el público en general, pero pasado un tiempo las buenas críticas llamaron rápidamente la atención de muchos medios de comunicación, revistas, periódicos, cadenas de radio, etc. Que consiguieron que la marca tuviera gran difusión y se potenció la idea de expandir el negocio y crecer no solo en Madrid, sino por toda España.

Guillermo, Carlos y Hugo eran conocedores de que el poké gozaba de mucho éxito en Estados Unidos, por ello desde el principio se esforzaron en crear un diseño muy característico que identificara la marca para que, si en un futuro expandían el negocio, los locales de Aloha fuesen altamente reconocidos.

Guillermo narra que los establecimientos americanos de poké eran muy cutres, demasiado sosos y planos, con unos diseños muy básicos y poco atractivos, teniendo en cuenta que el poké es de origen hawaiano, una cultura muy característica, que los locales fuesen tan sencillos no encajaba en el planteamiento de este joven emprendedor.

Por ello, el equipo decidió crear un estilo propio para sus establecimientos, con un ambiente muy surfero, un entorno tropical donde predomina la utilización de elementos de madera, plantas y elementos naturales. Esta decoración surfera hawaiana fue un aspecto clave también para la expansión del concepto en franquicia.

La franquicia para cruzar fronteras

Pocos meses después de la apertura del primer establecimiento y tras constatar su buen funcionamiento, comenzaron a plantearse el modelo de franquicia para hacer crecer su empresa. Para octubre de 2017, ya tenían todo el proyecto desarrollado por su propio equipo interno. Fueron el primer negocio de restauración en franquicia de España basado en este estilo de comida, el poké.

Seis meses después de abrir el primer local, montaban su segundo establecimiento y en julio de 2018 ya contaban con el primer franquiciado. Desde entonces, la red de Aloha Poké no ha dejado de crecer y actualmente cuentan con un total de diez establecimientos, ocho en Madrid, uno en Valencia y otro en Ibiza.

En esta fase, los socios se reducían a dos, Hugo abandonaba el proyecto tras la apertura del primer local por una gran oportunidad laboral dentro de la industria musical. Guillermo y Carlos son los responsables de la expansión y del éxito de Aloha Poké. Carlos se ocupa de todo los asuntos financieros y la facturación y Guillermo se centra en el marketing y la gestión de las obras de los nuevos establecimientos.

Durante el primer año de vida de Aloha Poké, ambos socios pasaban días enteros en el local trabajando, haciendo los pedidos, sirviendo a los clientes y cerrando las facturas. Con el paso del tiempo y el asentamiento del negocio, Guillermo y Carlos han levantado toda una compañía que se dedica a la gestión de los restaurantes y de los franquiciados, cuentan con una plantilla que se dedica únicamente al mantenimiento de la red.

Guillermo afirma que encontraron en el sistema de franquicias una gran oportunidad para el negocio, el hecho de crear una red de locales bajo su marca les ayudaría a implantar Aloha Poké fuera de Madrid y replicarlo en otras ciudades.

El plan a futuro para la enseña es abrir siete locales más en 2019, alcanzando así un total de 17 establecimientos. El ejercicio anterior, la empresa facturó 2,4 millones de euros y calculan que cerrarán 2019 con un total de cinco millones.

Aunque aún no tienen ningún local en el extranjero y tampoco una previsión inmediata de hacerlo, no descartan esta posibilidad siempre y cuando se les presente la oportunidad.

Tendencia y competencia

Ante este nuevo producto, el poké, existe una incertidumbre, si es una moda que ha venido para quedarse o, por el contrario, desaparecerá con el tiempo. Ante esta tesitura, el empresario bilbaíno sostiene que siempre se han fijado en la experiencia estadounidense y en otros países. Cuando llegaron a EE.UU., el poké todavía no existía y fue evolucionando y creciendo durante el tiempo que estuvieron viviendo allí, y aún sigue haciéndolo. Actualmente, es un plato que se está introduciendo y asentando en el mercado internacional. Guillermo lo compara con el sushi, que hace años fue un producto muy novedoso, una moda que, finalmente, ha terminado por asentarse dentro de nuestras preferencias gastronómicas.

Aloha Poké está abriendo un nuevo frente dentro de la comida sana y rápida, que cada día demandan más los consumidores. Es un producto muy asequible y versátil, que se puede personalizar según los gustos del cliente. El propio Guillermo, que confiesa que le encanta practicar deporte siempre que tiene tiempo libre y se considera un fanático del surf, asegura que el poké es una comida muy completa que le ayuda a recuperar energía tras un largo y duro entrenamiento.

Guillermo muestra gran indiferencia hacia sus competidores, pues cuenta con la enorme ventaja de que su marca ha sido la primera en abrir este mercado en España. Ha otorgado la fama necesaria al producto para que la gente que empieza a oír hablar del poké acuda a uno de sus locales para probarlo. Son referencia en Madrid y en España, incluso si se busca poké en internet, Aloha aparece entre las primeras opciones.

Desde el principio, Aloha Poké ha visto aumentar sus ventas mes a mes. En este sentido, el hostelero cree que le ha podido beneficiar la competencia, ya que esta ha comprobado lo bien que funciona el negocio y el éxito que está teniendo entre la población. Aloha ha conseguido que el poké se conozca, pero a su vez, el ser los pioneros, hace más difícil la entrada de sus competidores en el mercado.

Dentro de su competencia directa hay muchos conceptos, algunos prácticamente han copiado el modelo de negocio y otros han intentado darle otro enfoque. Aloha Poké recoge el valor y el esfuerzo de haber sido los precursores, los demás han venido después y por lo tanto no gozan del mismo valor y reconocimiento. A día de hoy, son la empresa más grande de poké en España e indudablemente, la que presenta un mejor plan de desarrollo empresarial.

El delivery, una gran ventaja de ventas

Desde el primer planteamiento del negocio, todos los socios coincidían en valorar la opción del reparto a domicilio, pues consideraban que tenía un gran potencial para aumentar el volumen de ventas. Contaban con que tendrían una media de quince pedidos diarios como mucho, pero se encontraron con que alcanzaban hasta los cien pedidos diarios. Los pedidos a domicilio han supuesto entre un 40 y un 50 % de la facturación total y el día que cuentan con más demanda es el domingo. Guillermo cuenta entre risas “parece que la gente no tiene ganas de cocinar los domingos”. Cada uno de sus locales realiza este tipo de pedidos.

El equipo tenía la previsión de que sus establecimientos aglomerarían a bastante gente, pues ya lo habían observado antes en EE. UU., pero con lo que no contaban era con ese gran número de pedidos a domicilio, que les pilló por sorpresa. Confiesa Guillermo que muchos clientes realizan pedidos a diario y están muy orgullosos de ello.

Parece que toda la trayectoria de Aloha Poké ha sido un camino de rosas, sin obstáculos que solventar y con gran éxito desde el principio. Esto en cierto modo ha sido así, pero porque los jóvenes emprendedores de 29 años trabajaron muy duro e invirtieron mucho tiempo, esfuerzo y sacrificio. En los inicios del proyecto tuvieron que ir aprendiendo sobre la marcha, de los errores y los aciertos. Todo lo que tenía que salir mal, al final salía mal, pero les sirvió de experiencia y acabaron convirtiéndose en los exitosos empresarios que son a día de hoy.

Se formaron en todos los ámbitos requeridos para manejar a la perfección el negocio, desde la obra hasta la maquinaria o como hacer la distribución del espacio de la cocina y de la sala. Aprendieron a salir de todos los baches con los tropezaron, como los cambios imprevistos en la obra de los locales o la falta de proveedores. Esta última crisis la recuerdan con especial detalle, pues no entienden como las grandes empresas proveedoras que se dedican al reparto de producto fresco, les cueste tanto hacer bien su trabajo. Guillermo cuenta cómo intentaban ponerse en contacto con ellos para que les enviaran los productos cada mañana pues, en el caso del pescado, es un género muy delicado y hay que saber tratarlo y cuidarlo. Les sorprendió la falta de interés que tenían marcas con alto reconocimiento en su sector en hacer nuevos clientes. Aunque al principio parecía difícil encontrar la empresa adecuada, finalmente consiguieron solventar este problema y con su actual proveedor funcionan a la perfección.

Este equipo con esencia emprendedora ha logrado desarrollar en muy poco tiempo una empresa en franquicia de éxito rotundo, con un producto totalmente nuevo y unas expectativas de futuro gloriosas.

Las declaraciones recientes de Guillermo Fuente así lo reflejan: “Estamos muy satisfechos con los resultados obtenidos. Contábamos con todos los ingredientes para que el proyecto funcionara, porque Aloha Poké no es solo un restaurante donde venir a comer, es también precursor de un estilo de vida saludable y no nos ha podido ir mejor. Se prevé alcanzar 30 locales en 2020 y 10 millones de euros en facturación. Nos planteamos un futuro lleno de grandes retos, pero también de interesantes oportunidades que, sin duda, aprovecharemos para seguir creciendo y consolidarlo. Somos una compañía que tiene mucho que aportar al sector de la restauración organizada en nuestro país y contamos con un gran techo para continuar creciendo tanto en grandes ciudades como en otras más pequeñas.”

Claves del negocio

  • En este caso es vital la experiencia directa de los fundadores en Estados Unidos, donde surgió el primer contacto con este producto. En esta etapa de sus vidas crearon la idea de Aloha Poké para constituirlo en España.
  • Apostaron por un producto novedoso de origen hawaiano que no se conocía en España y decidieron adaptarlo a nuestra gastronomía.
  • El éxito de su primer establecimiento en Chueca hizo que apostaran por la franquicia para hacer crecer el negocio y salir de Madrid.
  • Producto muy parecido al sushi, sano, de calidad y más económico que su precedente.
  • El diseño surfero de los locales ha ayudado al éxito de Aloha Poké.
  • Apostar por el delivery hasta convertirlo en un 40% de sus ventas en determinados días.
  • En dos años han alcanzado un total de 10 locales y su expansión no tiene límites.

Perfil

Guillermo Fuentes (Aloha Poké)

Con tan solo 29 años de edad ha sido capaz de crear una empresa de éxito con un producto totalmente novedoso en España. El bilbaíno estudió Administración y Dirección de Empresas, después se marchó a Estados Unidos para estudiar un máster de emprendimiento, allí descubrió la revolución que estaba causando el poké.

Aficionado al deporte y la vida sana, descubrió en este producto un tremendo potencial. Todo lo que aprendió en la consultoría de marketing en la que estuvo trabajando durante su estancia en Norteamérica, lo aplico después en su empresa de restauración.

Volver al listado de historias


¿Quieres conseguir el libro en formato impreso?, Contacta con nosotros y consíguelo.

Quiero montar una franquicia Aloha Poké

Infórmate acerca de todo lo que necesitas saber sobre esta franquicia

Ver más sobre esta franquicia