Hernanz Martínez fundador de Alvato Luxury Detailing

Alvato Luxury Detailing, Una enseña brillante

 hernanz-martinez-fundador-franquicia- alvato-luxury-detailing
fue un plan de carrera muy rápido, porque trabajaba mucho, no me importaba el dinero me importaba que el trabajo saliera bien. Veinte años después sigo haciendo lo mismo

Un lavadero de coches innovador

Corría el año 2010 durante el mundial de fútbol en Sudáfrica, cuando Hernán Martínez encontró la inspiración para crear Alvato Luxury Detailing, un lavadero de coches innovador que cuida al máximo todos los detalles de los vehículos de sus clientes.

Allí pudo observar cómo unos chicos iban limpiando con un carrito, de coche en coche en el parking de un centro comercial. Esta fue la imagen que le inspiró para crear su propio negocio de limpieza de coches. Le atrajo mucho el concepto pero disentía en la forma de trabajar y del servicio de limpieza, pues lo hacían muy rápido y con un precio low cost. No aportaban ese extra de cariño y pasión por el vehículo que él tenia en su mente. Su idea y su proyecto iban más allá de ese concepto. Hernán quería realizar un trabajo de concesionario, como el mismo define, por un precio más bajo, cuidar todos los detalles, hacer una limpieza profunda a los coches y aportarles un valor añadido, como ha logrado mediante la utilización del Nanodiamod, y sobre todo, acabados brillantes.

Hernán Martínez emigró en 2001 desde Argentina, su país natal, a España para forjarse un futuro mejor. Este licenciado en marketing y ventas llegó a España con una situación muy precaria y sin apenas dinero, pero esta circunstancia no iba a frenar su esencia emprendedora. La capacidad autodidacta y la tenacidad y persistencia en estudiar y conocer las ultimas tecnologías del mercado, le hicieron convertirse en lo que es hoy, el fundador de una de las grandes enseñas de lavado de coches en España, Alvato Luxury Detailing.

El empresario consideró como una necesidad propia poner en marcha este proyecto. La necesidad personal, tener poco tiempo, apreciar mucho el coche y querer dejarlo en un lugar donde lo cuiden y le hagan algo especial y exclusivo y, no encontrar una solución para ello. El emprendedor argentino confiesa que el primer centro casi lo crearon para ellos mismos, para llevar sus propios coches.

La apuesta de El Corte Inglés

Con el proyecto ya desarrollado y dispuesto a emprenderlo con el apoyo de su socia y esposa Alicia, fueron a los centros comerciales buscando un lugar donde poder abrir su lavadero de coches. Pero se topó con un problema bastante evidente. No eran conocidos, al fin y al cabo, se trataba de una empresa familiar, sin renombre y sin referencias en el mercado. Las grandes superficies buscaban marcas reconocidas, que tuviesen varias franquicias distribuidas por toda España.

Finalmente, el proveedor que les vendía los carritos le consiguió una reunión con El Corte Inglés de Palma de Mallorca. Acudieron a ella ilusionados y nerviosos. Presentó su idea de negocio y les encantó. Fueron estos grandes almacenes quienes les dejaron instalar su proyecto y así fue como inauguraron su primer centro Alvato Luxury Detailing en una plaza de parking de El Corte Inglés. Era un espacio muy pequeñito, solo cabía un coche pero no podía pedir más, solo podía agradecer la oportunidad que les habían brindado.

El propio Corte Inglés realizó una previsión de ventas, donde calculaban que la nueva empresa facturaría entre 3.000 euros y 4.000 euros al mes. La sorpresa se la llevaron cuando descubrieron que la facturación media era de unos 15.000 euros. El Corte Inglés comenzó a comparar las cifras de ventas de los lavaderos de coches de todo el país. Tras analizar los resultados, sólo podían preguntarse qué era lo que hacían para facturar 15.000 euros cuando la media estaba en unos 5.000 euros al mes. El rendimiento de su proyecto y su éxito lo realizó bajo la filosofía de “deja que el éxito hable por ti, no hace falta que hagas mucho ruido” así lo explica Hernán.

El éxito fue tan grande que al segundo mes, El Corte Inglés de Valencia se puso en contacto con Hernán para que desarrollasen el proyecto en su parking también. Este hecho ocurrió exactamente igual con otros centros de la misma compañía. De repente y de una forma muy rápida llegaron a encontrarse con treinta nuevos centros en los principales Corte Inglés de España. Analizando el éxito cosechado decidieron salir de estos centros comerciales para poder expandirse también fuera de ellos.

Al principio, todos estos nuevos establecimientos eran propios. Al inicio, la enseña decidió expandirse a través de puntos propios, al menos por el momento.

Un servicio al detalle

En todo lo que hacen vuelcan pasión, dedicación e innovación al mil por cien y eso se aprecia en los servicios de Alvato Luxury Detailing. El emprendedor y su equipo viven apasionadamente el proyecto. Para que este funcione y que los servicios que realizan sean perfectos es necesario disfrutar de lo que se está haciendo “como lo dicen acá somos unos frikis” comenta Hernán entre carcajadas.

La principal fuente de ingresos de la enseña se basa en la limpieza integra y detallada de los vehículos. Limpian los coches, los hidratan con una leche nutritiva, los aspiran mediante la utilización de máquinas profesionales, etc. Con un coste asequible de entre unos cincuenta y setenta euros. Pero este servicio no les diferencia, no aporta ese valor añadido que haga que el cliente los elija a ellos y no a otro lavadero de coche. Es por ello, que el fundador introdujo una novedad que revolucionó la limpieza de los coches.

Hernán viaja por todo el mundo, es una de sus pasiones, físicamente o bien online, para buscar las últimas tendencias del sector. Fue así, investigando e indagando, como dio con una tecnología de vanguardia aplicada a la limpieza de los coches. Un fabricante en Alemania trabajaba con nanotecnología para los vehículos, que consistía en la aplicación de un cristal líquido por encima de los coches. Parece una idea descabellada pero Hernán lo explica con gusto, pues quiere que sus clientes potenciales conozcan de primera mano cómo trabajan en Alvato Luxury Detailing.

Compara esta técnica de protección del vehículo con los protectores de pantallas que utilizamos a diario para proteger nuestro móviles, pues explica que, cuando compramos un teléfono nuevo, sobre la pantalla ponemos un cristal templado para protegerlo de los golpes y los arañazos, pues bien, este sistema es el mismo que emplean para proteger a los coches y darles un espectacular brillo.

Mediante la nanotecnología se crea un cristal liquido que se solidifica y hace un efecto diamante, por lo que lo llaman Nanodiamond. Este cristal líquido se aplica con un algodón por todo el coche creando así una capa de cristal resistente a los arañazos, al agua, a los excrementos de pájaros, etc. Aplicar esta tecnología en los coches supone una inversión que dura más de diez años y además, les aporta un valor en cuanto a la estética. Esta tecnología la aplican por todo el coche, no solo por la carrocería, sino también por los cristales y la tapicería. Alvato certifica cada vehículo que ha recibido este tratamiento para que aumente su valor.

A simple vista puede parecer que este tipo de servicio es exclusivo, que solo pueden acceder clientes con un alto nivel adquisitivo y coches nuevos, pero esto no es así. Cierto es que el servicio esta recomendado para vehículos que hayan salido recientemente del concesionario, pues al estar nuevos la carrocería no ha sufrido ningún daño; pero no es exclusivo para coches nuevos, pues también lo realizan para aquellos que ya lleven años circulando. Efectúan una limpieza íntegra de la carrocería, eliminando así toda la contaminación que tenga adherida debido a la polución industrial, realizan como una especie de exfoliante para prepararlo y después, le aplican la protección Nanodiamond para que esta no vuelva a pegarse.

El servicio en base a esta tecnología puede costar alrededor de 3.000 euros, puede parecer excesivo en un principio, pero Hernán vuelve a compararlo con los protectores de los móviles, si un cristal templado para los teléfonos cuenta unos veinte euros es tan fácil como multiplicar dicha cantidad por el tamaño de los coches. “Te queda el coche de otro planeta” dice Hernán muy orgulloso de su trabajo.

El hecho de que sus precios sean tan elevados, no era entendido por los clientes porque al fin y al cabo, seguía siendo un lavadero de coches. Fue entonces cuando Hernán se percato del problema y decidió ponerle solución. Esta solución consistía en cambiarle el nombre para cambiar el concepto. En un principio el negocio del argentino se llamaba Alvato Wash, pero cambió el nombre y empezó a llamarse Alvato Luxury Detailing, el concesionario oficial del brillo. Quería que la idea del concesionario del brillo llegara a sus clientes potenciales.

¿Por qué concesionario? Pues porque según Hernán “esto no es un lavadero, es un concesionario con un precio más bajo” su explicación recae en que los servicios que brindan los concesionaros de limpieza y cuidado de los vehículos pueden llegar a alcanzar los 400 euros y ellos realizan el mismo servicio por la mitad, sin contar con su servicio estrella, el Nanodiamond.

El cambio fue muy acertado comenta nuestro protagonista, pues el segundo año tras su apertura, los clientes comenzaron a entender el concepto tal y como Hernán deseaba. La repetición de compra fue muy elevada, los clientes apreciaban de verdad ese valor añadido que ofrecían y que no lo ofrecían en ningún otro lavadero en esos momentos.

De Alvato Wash (el nombre original de la empresa), suprimieron el Wash porque no encajaba ese término con la idea de concesionario, y era lógico. Con esta nueva idea se percató de que los centros también tenían que renovarse, por ello los centros los remodelaron inspirándose en las tiendas de lujo como Chanel o Louis Vuitton. Hernán los compara con un restaurante “están tan limpios, tan modernos, tan de lujo que se puede comer ahí”.

El camino de inmigrante argentino a empresario de éxito

La suerte no le fue favorable en aquellos primeros momentos en España. El dinero que tenía cuando llegó a nuestro país lo tenía en Argentina y allí al poco tiempo de emigrar hubo un corralito, perdió todos sus ahorros, no tenía dinero ni para pagar el alquiler. Gracias a que trabajaba en un bar podía comer bien y además el dueño del restaurante le daba comida para que se la llevara a casa.

El mismo día que le dieron los papeles iba vestido con un atuendo adecuado para ir directo a buscar trabajo, en cuanto los recogió se fue directo a una ETT (empresa temporal de trabajo) en donde le contrataron y consiguió un trabajo como reponedor en Carrefour. Al día siguiente, le hicieron una entrevista para trabajar como comercial en Ikea, y así fue como empezó como vendedor en esta gran empresa. Su carrera en la compañía creció de manera vertiginosa, logrando trabajar mano a mano con los suecos, “fue un plan de carrera muy rápido, porque trabajaba mucho, no me importaba el dinero me importaba que el trabajo saliera bien. Veinte años después sigo haciendo lo mismo” comenta el empresario.

A pesar de que el empresario tenía un buen puesto en esa gran empresa y además, en donde ganaba mucho dinero, el ansia de emprender y de tener su propio negocio revolucionario no cesaba. Fue entonces cuando decidió pedir una excedencia para crear su propio negocio. Este se llamaba SMS Start, y consistía en la venta de SMS de publicidad online. Aunque logró tener éxito con ella, al principio confiesa que tenía miedo, no sabía qué resultado tendría aquel proyecto. Cuando descubrió el éxito de su Startup, volvió a Ikea para despedirse y agradecerles todo el apoyo y la gran oportunidad que le ofrecieron en un momento de su vida, en el que no lo estaba pasando bien.

En este proyecto digital estuvo trabajando alrededor de dos años, pero en su mente ya estaba desarrollando una nueva idea, un nuevo proyecto. Acabó dejando su negocio de SMS´s en manos de profesionales que supieran gestionarlo y dirigirlo y que, a su vez, les sirviera para proyectar su carrera. El dinero no era su prioridad en aquel momento, así que prefería que se lo quedase otra persona que supiese rentabilizarlo y disfrutarlo. Quien se apropió de ese proyecto fue una de las personas que estuvo trabajando junto a Hernán y que adoraba esa empresa.

La idea en la que estaba trabajando tenía que ver con la gran empresa energética Iberdrola. Cuando se liberalizó el mercado energético en España, Hernán creó junto a su mujer, un proyecto de expansión para dicha empresa. “Iberdrola es una compañía que siempre me ha gustado” por ello se centró en esta entidad para emprender su nuevo negocio.

El proyecto consistía en crear un distribuidor externo a la empresa energética en nuestro país. Presentaron esta idea a la compañía y finalmente se convirtieron en el primer distribuidor externo de Iberdrola, llegaron a tener hasta 500 comerciales. La financiación de este proyecto era propia, gracias a los ahorros que había generado trabajando en Ikea.

Franquiciados exclusivos

La marca en un principio no tenía intención de franquiciar el negocio, confiesan que fue una cuestión de necesidad. Solo pretendían abrir centros propios para poder controlar bien el funcionamiento de sus centros “lo de franquiciar fue por necesidad, no por escalabilidad” asegura Hernán.

El éxito de sus centros y sobre todo, la excelente profesionalidad de sus empleados, ha hecho que estos acabaran quedándose con el centro en los que estaban trabajando. La central plantea un plan de carrera específico para su personal y la cima de este plan es quedarse y gestionar uno de los centros.

Hernán se siente más seguro si los propietarios de las franquicias son compañeros, pues conocen su metodología y su pasión por el trabajo. Tiene malas experiencias vendiendo franquicias a gente externa, cierto es que muchos de ellos han rendido adecuadamente, pero reconoce que en muchas ocasiones se han equivocado comercializando una franquicia a personas que no querían trabajar y así es prácticamente imposible llevar a delante un negocio y hacerlo rentable y exitoso. Necesita emprendedores con dedicación, que vivan y disfruten el proyecto.

La enseña sigue una pauta para vender una nueva franquicia. Primero abren ellos un centro, de forma propia, analizan la rentabilidad y la viabilidad de ese nuevo emplazamiento. Si los resultados son positivos y coinciden con sus expectativas, posteriormente lo franquician a uno de sus trabajadores para que pueda crecer y tener su propia empresa.

Si se encuentran ante la tesitura de que a un franquiciado no le va bien, y por mucho que trate de sacarlo adelante no lo consigue, desde la central les brindan una ayuda constante hasta que el negocio reflote y salga adelante. “Su éxito es nuestro éxito” dice Hernán orgulloso.

El área de franquicias esta dirigida por su propio departamento de expansión, donde se encuentra Alicia, su mujer y socia y Jorge, uno de los máximos responsables de la oficina.

Ha conseguido el premio al mejor concepto de franquicia en España y el Best Franchisee of the World al mejor franquiciado de España.

Hernán Martínez a sus 40 años se define como un obsesionado del éxito y apasionado de su trabajo. Es una persona muy ocupada, centrada plenamente en su negocio. Confiesa que no dispone de tiempo libre, que su hobbie es su trabajo con el que disfruta y al que adora, “le he vendido mi alma al diablo” dice entre risas. Es una persona que adora su trabajo y está absorbido por ello. El poco rato que tiene libre lo aprovecha para estudiar y seguir formándose para mejorar aun más su negocio.

Claves del negocio

  • Un servicio de lavado de coche manual de alta calidad y un máximo cuidado.
  • Los acuerdos con El Corte Inglés para establecerse en sus aparcamientos son la base del lanzamiento en sus inicios.
  • Incorporación de nueva tecnología a sus servicios de limpieza: Nanodiamond.
  • Gran cuidado, trato y formación a sus franquiciados.
  • Acabados de exposición en sus servicios.
  • Personal altamente cualificado para llevar a cabo un servicio de calidad y al detalle.
  • Utilización de productos ecológicos y respetuosos con el medio ambiente.

Perfil

Hernán Martínez (Alvato Luxury Detailing)

Nacido en argentino vino a España en 2001 para forjarse un futuro mejor. Se licenció en marketing y ventas en su país natal.

Antes crear su empresa de lavado de coches trabajó en Ikea como comercial, fundo una empresa de envió de publicidad por SMS y un departamento comercial externo para Iberdrola. En 2010 durante el mundial de Sudáfrica obtuvo la inspiración para crear su innovadora empresa en franquicia.

Su trabajo es su vida y su pasión, apenas tiene tiempo libre y el poco que tiene lo pasa estudiando para mejorar o con su familia.

Volver al listado de historias


¿Quieres conseguir el libro en formato impreso?, Contacta con nosotros y consíguelo.

Quiero montar una franquicia Alvato Luxury Detailing

Infórmate acerca de todo lo que necesitas saber sobre esta franquicia

Ver más sobre esta franquicia