Alejandro Carroto fundador de Mensos

Mensos, La mensajería sostenible y responsable

alejrandro-carroto-fundador-franquicia-mensos
Siempre hemos tenido una visión empresarial global, para entrar en ciudades y reducir los vehículos a combustión

Anticiparse al mercado en un sector consolidado

El transporte de mensajería de forma sostenible ya era un hecho en Alemania en el año 2013. Mientras, Alejandro Carroto, un joven emprendedor, triatleta, con la bicicleta como hobby predilecto y, con mucha experiencia en el sector de la logística, adivinó esta tendencia y decidió ponerla en marcha en nuestro país. Y así es como nació Mensos, una empresa de mensajería sostenible, que en 2018 llegó a facturar 280.000 euros y este año prevé que doblará su facturación. Carroto ha creado el primer centro de distribución urbana sostenible en España, en donde solo utilizan vehículos respetuosos con el medio ambiente, siendo la bicicleta el medio de transporte más utilizado. Con ello, ahorran emisiones contaminantes para los ciudadanos y el medio ambiente y, además, son mucho más rápidos en el reparto. La rapidez, la urgencia y la sostenibilidad son las señas de identidad de una empresa, que apunta hacia un gran desarrollo debido a la evolución y nuevas necesidades de la sociedad. Una sociedad cada vez está más preocupada por el medio ambiente.

En el año 2013, Alejandro Carroto plantea la idea de crear Mensos. Aportaba conocimientos de logística, llevaba años trabajando en este sector y lo conocía muy bien. Durante más de 10 años estuvo trabajando en el sector logístico en diferentes puestos. Vivía en Coslada, un municipio madrileño, lo que él denomina el “puerto seco” y asegura que “conocía el entramado logístico”. Había trabajado desde los puestos más básicos, hasta técnico logístico asignando paquetes a los diferentes códigos postales y conductores. También estuvo trabajando en una empresa de ingeniería de obras y de protección de incendios.

Al ver la noticia de lo que este tipo de mensajería existía en Alemania, Carroto empezó a investigar si estaba presente en España. Descubrió que había alguna idea parecida, pero más enfocada al autoempleo. Alejandro, tenía otro objetivo en su mente. Comenzó a crear un plan de negocio para una empresa de mensajería sostenible pero no orientada al autoempleo, sino una empresa logística que se basara en el uso de vehículos ecológicos y eficientes. Carroto quería descongestionar el tráfico en el centro de las ciudades y con ello, reducir la contaminación con el uso de este tipo de vehículos ecoeficientes.

Es precisamente en Alemania donde se fabrican sus herramientas de trabajo, sus vehículos, que han sido diseñados para mejorar la maniobralidad con gran capacidad. El reparto en dos bicicletas de Mensos equivale al de una furgoneta de combustión, lo que ha supuesto en 2018, un ahorro de 27 toneladas de CO2 en el centro de Madrid. Las bicicletas de la startup de mensajería permiten hacer el reparto más eficaz, gracias a una gran movilidad y capacidad (hasta 100 kilos de carga), y cuentan con la tecnología de geolocalización y trazabilidad de las mercancías transportadas. Además, Mensos garantiza el control de la cadena de frío en un proyecto cooperativo con otras compañías, algo fundamental en la logística de la alimentación.

Los inicios

Aunque Alejandro empezó a estudiar ingeniería naval, asegura que en su fuero interno “tenía una visión bastante empresarial”. Nos cuenta que debía haber estudiado empresariales.

La idea surge en 2013, pero no empieza a operar hasta marzo de 2014 y se convirtió en empresa en 2015. Su evolución ha ido in crescendo. Sólo en ese año, Mensos recorrió 33.000 kilómetros sobre pedales.

Alejandro comenzó el negocio con un solo repartidor, pero con su espíritu emprendedor, el objetivo era crear una empresa más grande que se expandiera por otras ciudades. Tal es así, que consiguió una ronda de financiación para que otros socios entraran en la empresa. Actualmente, la compañía la forman el propio Carroto, que con 37 años es Fundador y CEO de la empresa, un CPO-Chief Product Officer-que cuenta con un 3% de la compañía, más el resto de inversores.

El fundador de Mensos recuerda los primeros días con nervios e incertidumbre. Aunque sabía que tenía negocio y unos clientes que querían que repartiera sus productos, Carroto nos cuenta que aún les “quedaba mucho camino por aprender”, que por mucho que lo tuvieran muy bien estructurado, necesitaban un plan de negocio a largo plazo.

El concepto “última milla”

Mensos es una empresa de mensajería sostenible, como su propio nombre indica, que ofrece una distribución con gran capacidad y gran movilidad. Dispone de vehículos de hasta 370 litros. A día de hoy, lo que más utilizan es la bicicleta, pero nos aseguran que no se cierran a usar ningún otro tipo de vehículo siempre y cuando, sea ecoeficiente. La compañía planea utilizar más adelante motos y furgonetas eléctricas. “Vehículos todos respetuosos con el medio ambiente”.

Su objetivo es tener una sede logística en el centro de las ciudades. Para ello, han creado lo que su fundador llama “centros de distribución urbana sostenible”. Mensos trabaja para grandes operadores logísticos realizando servicios de “última milla” y dando servicio a la parte final de la cadena de suministro para esas grandes cadenas de distribución. Operan también para grandes compañías del sector retail, empresas de e-commerce y otras que quieren tener stockage en el centro de las ciudades, para ser mucho más rápidos en las entregas. Dan servicio tanto a la “última milla” como a servicios urgentes para ser entregados en dos horas o mediante una hora concertada, el llamado servicio on demand o bajo demanda. Actualmente, trabajan B2B, con empresas, pero ya se ocupan de las gestiones para ofrecer servicios a particulares.

“Hemos creado el primer centro de distribución urbana sostenible de España. No somos un punto de carga y descarga, sino un espacio al que van a llegar los paquetes procedentes de los ecommerce y donde se van a almacenar y preparar (picking) para su posterior reparto en bicicleta y triciclos. Además, trabajamos con varios operadores, entre ellos GLS y Seur”. Mensos tiene su sede en Madrid, en la zona de Palos de la Frontera. Se trata de una nave de 300 metros cuadrados donde almacena el stockage de los clientes, desde donde se organiza la distribución y los pedidos que luego, se repartirán por el centro de Madrid.

Una parte primordial de su modelo de negocio es su plantilla. El 60% de las personas que trabajan en Mensos son trabajadores en nómina contratados, algo que les diferencia de la competencia. Mensos cuenta con una plantilla flexible, la complementa con trabajadores autónomos que quieren completar su jornada laboral y hacer trabajos puntuales por horas. Carroto asegura que “todos sus empleados están en nómina con 30 hora a la semana y luego están los autónomos con horarios más flexibles”. Al gestionar esta parte del personal y los recursos humanos es a lo que se dedica su fundador, además, de estar centrado en la estrategia de expansión de la franquicia.

Cuando decidió emprender en una empresa de mensajería sostenible lo hizo con vistas a seguir creciendo. “Siempre hemos tenido una visión empresarial global” nos asegura su fundador. “Una visión empresarial para entrar en ciudades y reducir los vehículos a combustión” nos comenta. Esto le ha llevado a tener amplitud de miras con su proyecto; tanto, que han intentado que empresas de otras ciudades se unieran a modo de asociación para caminar en una dirección y un bien común, pero no llegaron a un acuerdo.

Con el modelo de franquicia, Mensos se ha dado cuenta que, con una dinámica de trabajo especializada en dos sectores como la “última milla” o el reparto a hora concertada o en dos horas y con la tecnología suficiente, se puede llegar a otras ciudades y replicar el modelo. Primero, su objetivo es abrir dos delegaciones propiedad de la central, en Valencia y en Sevilla y el resto de aperturas bajo el modelo de franquicia.

La pretensión de Mensos es abrir en una o dos ciudades durante el año 2019, junto con la apertura de otra delegación en Madrid. Para 2020, su propósito es conseguir estar en 15 ciudades con ayuda de la franquicia. Para abrir un Mensos se necesitaría un local de entre 150-300 metros cuadrados aproximadamente y, tres bicicletas para comenzar a operar.

Valores: condiciones laborales dignas y reducción de la contaminación

Mensos ha entrado recientemente en una ronda de financiación a través de crowdfunding y ha conseguido 125.000 euros para desarrollar su negocio, desarrollar las franquicias y la implantación en otras ciudades, superando en un 25% la cantidad solicitada. La plataforma de la Bolsa Social ha permitido a Mensos tener varios inversores en su proyecto que están comprometidos con el medio ambiente y quieren que el negocio que se ha creado en Madrid, se traslade a otros puntos de España con los valores claros de “utilizar vehículos ecoeficientes para reducir emisiones de CO2, mantener el espacio de las ciudades y unas condiciones laborales dignas”.

El reparto de mercancías está asociado con precariedad laboral y Carroto considera que se tiene que profesionalizar aún más el sector. Esto, unido a las plataformas digitales, Mensos pretende convertirse en una empresa que “entre dentro en la cadena de suministros y que sea un sector profesionalizado y con garantías salariales y laborales en el reparto de las mercancías” comenta su fundador.

La diferencia de Mensos con otras empresas de reparto es que más de la mitad de los repartidores están contratados en plantilla. El resto, trabajan como autónomos porque compaginan este empleo con otras ocupaciones, porque así lo desean, según indican desde la startup.

Mensos cuenta también con el apoyo de una aceleradora de emprendimiento social, Unltd Spain. Esta aceleradora le ofrece apoyo en forma de asesoramiento y capital semilla. En este caso, se trata de asesores que dan soporte y mentorización, además de asesoramiento en la toma de decisiones, lo que permite a Mensos contar con consejeros de primer nivel en la expansión de su negocio.

El futuro

Carroto parece que ya preveía lo que iba a ocurrir en 2019. En marzo de 2019 entra en vigor Madrid Central con lo que no pueden circular todos los vehículos por el centro de Madrid salvo vehículos CERO, con permisos o residentes. Esta medida ha hecho que el reparto con bicicletas o con motos eléctricas se convierta en un reclamo para las empresas que necesitan hacer llegar sus pedidos en esa zona. Así lo reconoce el propio Alejandro que asegura que con la aprobación de Madrid Central, el negocio ha aumentado. Nos comenta que en el centro hay mucha restauración y para su suministro los operadores han optado por vehículos ecoeficientes. Desde la vigencia de Madrid Central, tan solo una empresa de restauración de la zona copa cuatro bicicletas de Mensos para sus repartos.

Las restricciones de Madrid Central, los atascos, las obras o calles cortadas no son impedimento para un repartidor en bicicleta que va más rápido que un coche o una furgoneta. Son ventajas que tiene Mensos respecto a los grandes operadores logísticos que hasta hoy, han copado el mercado de la mensajería y el reparto de mercancías.

Mensos se encuentra actualmente trabajando en la franquicia y en mejorar sus servicios tecnológicamente a través de aplicaciones. De hecho, el fundador de Mensos ha dicho en alguna ocasión que en el futuro inmediato, los clientes podrán solicitar un seguimiento de su pedido.

Aunque la empresa tiene poco tiempo de vida, este concepto de reparto está ganando adeptos por su mensaje ecológico y socialmente responsable. Compagina la mensajería eficaz y la mensajería sostenible con cero emisiones. Por otro lado, su evolución es clara, tanto en su desarrollo empresarial, como en la apuesta de los inversores, las tendencias y necesidades del mercado.

Claves del negocio

  • Son pioneros en el desarrollo del concepto “última milla” a través del modelo de franquicia.
  • Mensos es el futuro de la mensajería: Mensajería eficiente y sostenible.
  • Su fundador ha hecho de su pasión su profesión y su negocio.
  • Mensos se define como una empresa socialmente responsable que además de cero emisiones quiere para sus empleados condiciones dignas.
  • Rodearse de los mejores, como la aceleradora de emprendimiento social Unltd Spains
  • Ha conseguido cerrar con éxito una ronda de financiación a través de equity crowdfunding.
  • Actualmente trabajan B2B, con empresas, pero ya están trabajando para ofrecer servicios a particulares.
  • Destacan sus servicios de última milla y entregas on demand.
  • El objetivo de Mensos es abrir en 1-2 ciudades durante este 2019 junto con la apertura de otra delegación en Madrid. Para 2020, su pretensión es conseguir estar en 15 ciudades más.

PERFIL

Alejandro Carroto (Mensos)

Alejandro Carroto tiene 37 años y se ha dedicado al sector de la logística durante más de 10 años. Comenzó a estudiar Ingeniería Naval, pero lo dejó para empezar a trabajar. Reconoce que debería haber estudiado Administración de Empresas ya que asegura que siempre ha tenido uijn gran espíritu emprendedor.

Carroto es triatleta, le encanta montar en bici, hacer deporte en general y está comprometido con el medioambiente, la sostenibilidad y la eficiencia.

Carroto es el creador de Mensos, una mensajería sostenible con la que pretende revolucionar el sector de la logística y la mensajería en las ciudades.

Volver al listado de historias


¿Quieres conseguir el libro en formato impreso?, Contacta con nosotros y consíguelo.

Quiero montar una franquicia Mensos

Infórmate acerca de todo lo que necesitas saber sobre esta franquicia

Ver más sobre esta franquicia