[ 07/05/19 ]

Entrevista a Cristina Rosa, Co-Fundadora de la franquicia Imagina tu Boda

Cristina Rosa, fundadora de Imagina tu Boda
En nuestra gestión aportamos cabeza a través de nuestra capacidad y experiencia, pero es igual o más importante poner corazón

Tenemos el placer de entrevistarnos con toda una emprendedora en el ámbito de Weeding Planner como es Cristina Rosa, Co-Fundadora de Imagina tu Boda, a quien podemos describir:
  
Cristina Rosa es Licenciada en Periodismo y relaciones públicas, con formación específica en moda, eventos y Wedding Planner. Tras una dilatada experiencia laboral en el mundo de la producción en programas de televisión, decidió dar el salto al sector de las bodas en el año 2005, trabajando como redactora web en páginas especializadas y como relaciones púbicas en varias fincas de boda.

Tras organizar su propia y original boda en los campamentos de refugiados de Tindouff, decidió junto a su marido y socio Germán A. Castellanos, organizador de eventos coorporativos y sociales, llevar a cabo su sueño y así crear Imagina tu boda en el año 2011.
  

¿Cuáles son las claves que definen a Imagina tu boda?

Somos la empresa número uno de toda España en recomendaciones de clientes en Bodas.net y Zankyou.

Pemiados con los dos máximos galardones de calidad del sector:

El premio Wedding Awards 2016, 2017, 2018 y 2019 a la empresa más recomendada. Y el galardón ZIWA que otorgan los proveedores del sector.

En nuestra gestión ponemos el mejor equipo, cabeza, corazón y sobretodo nuestro ingrediente secreto.
 
 

- El mejor equipo: Formado en nuestra escuela propia de Wedding Planner

considerada y reconocida como una de las mejores, donde se han formado cientos de profesionales, y obviamente las más brillantes se quedan con nosotros.

- Cabeza: Formación y experiencia en más de 250 bodas por toda España, y un sistema de gestión único y propio, que hemos creado aplicando técnicas de planificación estratégica a la organización de nuestras bodas, dando un asesoramiento totalmente integral, no solo en lo básico si no en todas y cada una de las necesidades que surgen a nuestros clientes en el proceso (asesoramiento económico, fiscal, emocional, burocrático o incluso para ayudaros a preparar su baile nupcial).

- Corazón: Ponemos en cada una de las bodas que organizamos el mismo cariño, y la misma pasión y dedicación que si fuera la nuestra. Dedicación, flexibilidad con los clientes, y cercanía en toda la gestión.

- Y el ingrediente secreto: Cumplir con todo lo que decimos.

 

 
¿En qué lugar se encuentra Imagina tu boda dentro de su sector y cómo cree que evolucionará el mismo en el futuro?

Somos una empresa de referencia sobre todo en cuanto a calidad. Prueba de ello son los premios obtenidos por los profesionales del sector y los clientes.

El sector ya está en un proceso de crecimiento constante, cada vez hay más demanda, los datos dan una evolución constante y en aumento, ya que las parejas se han dado cuenta que es un servicio que les da seguridad, confianza y les permite disfrutar de uno de los días más significativos de sus vidas, con la garantía de que todo va a salir de forma óptima. En las bodas no hay margen de error, un fallo no tiene posibilidad de corrección, y en la sociedad de la información en la que vivimos, las parejas lo saben.

 
¿A qué problemas crees que se enfrenta vuestro sector?

Principalmente al intrusismo provocado por profesionales no cualificados.

Eso genera un aumento de competencia “mala”, pero que a nosotros nos da aun mayor valor en la comparación con el resto del mercado de organización de bodas.

 
¿Qué valor diferencial dirías que aportan dichas líneas con respecto a la competencia?

Nuestra profesionalidad, adaptabilidad y la cercanía con nuestros clientes. En nuestra gestión aportamos cabeza (aptitud) a través de nuestra capacidad y experiencia, pero es igual o más importante poner corazón (actitud).

 
¿En qué áreas dais soporte al franquiciado con el objetivo de que éste tenga una alta rentabilidad?

Es un soporte integral, desde la formación inicial que se mantiene de forma constante y permanente durante todo el proceso, hasta el acompañamiento en la gestión comercial, a través de los métodos que tenemos totalmente contrastados en nuestros años de experiencia, y por supuesto la tutorización y guía del día a día para que el franquiciado en todo momento se sienta protegido y acompañado por nosotros.

En resumen evitamos que el franquiciado cometa los errores que nosotros ya hemos cometido para maximizar la relación de los recursos aportados con el retorno económico obtenido.

 
¿Qué tres argumentos compartirías con el futuro franquiciado de la marca?

El sector: El sector de bodas no solo se ha recuperado tras el azote de la crisis económica, sino que empieza a experimentar un crecimiento económico muy por encima de otros sectores, añadiendo que el mundo del Wedding Planners está lejos de alcanzar su techo. La curva de aumento de demanda se podría definir como una parábola que está prácticamente es su vértice, con lo que el desarrollo futuro es tremendamente esperanzador y rentable.

La entidad: Ofrecemos una marca consolidada, única dentro del mercado de franquicia, que combina un nivel de profesionalidad muy alto, con un acompañamiento integral y permanente al franquiciado, y una garantía de retorno económico a muy corto plazo.

El resultado: Como explicamos a los alumnos de nuestra escuela, poder desarrollar una carrera profesional dentro del sector de organización de bodas, es un trabajo cómodo, ilusionante, dinámico, moderno y con unos resultados económicos, que permiten vivir bien, disfrutar de una labor profesional muy apreciada y valorada por los clientes, y por supuesto conciliarlo cómodamente con una vida personal plena. ¿Se puede pedir más?

 
¿A partir de que capital mínimo un franquiciado puede montar su propio centro?

Sumando el canon inicial y la estimación del fondo de maniobra, desde unos 9.000 € se puede tener en marcha tu franquicia de Imagina tu boda.

Lo más importante es que la inversión se recupera íntegramente el primer año, obteniendo beneficios netos en un tiempo muy corto.

Hay que tener en cuenta que cualquier emprendedor/a que crear un negocio de Wedding Planner con su propia marca, para tener una mínima garantía de éxito, tendría que invertir más, y obteniendo un retorno económico mucho más lento.

Es decir a través de nuestro modelo de franquicia se invierte menos y se obtiene un resultado económico más alto en un mucho menor periodo de tiempo.

 

Volver al listado de entrevistas

Franquiciashoy.es revoluciona el acercamiento entre emprendedores y franquicias

Crea tu propio perfil, encuentra la franquicia que mejor se adapta a tus preferencias y mantente al día de todas nuestras novedades.

Filtra, selecciona y recibe toda la información sobre tus franquicias