Mujeres emprendedoras que han expandido su negocio a través de la franquicia

En el siguiente reportaje hablamos de los inicios de varías mujeres que han emprendido y han hecho crecer su negocio por medio de la franquicia, las satisfacciones y las piedras que han encontrado en el camino. 



En los últimos años, ha aumentado el papel de la mujer como líder de sus propios negocios, en sectores bastante variados como son la educación, el cuidado personal, las tintorerías o la restauración, entre otros.

En España, desde el gobierno se ha fomentado el emprendimiento de la mujer como parte fundamental del crecimiento del mercado y la economía nacional. Como resultado de estas iniciativas públicas, según un informe GEM, en los últimos años en España, hay nueve mujeres emprendedoras por cada diez hombres, un resultado bastante óptimo y que sobrepasa la media de Europa, que presenta una cifra de seis mujeres emprendedoras por cada 10 hombres.

Son cada vez más las mujeres que se encuentran detrás de negocios o proyectos propios, que ejercen el liderazgo y que tienen el deseo de aportar nuevas ideas o conceptos de negocio.

La experiencia de varias emprendedoras en franquicia

La mayoría de los nuevos negocios que surgen en el mercado tienen algo que les diferencia del resto, que les hace ser un negocio rentable y con buena acogida en el mercado. Es por esto que la mayoría, una vez tiene asentado su modelo de negocio, obtiene buenos resultados de él y decide que quiere crecer, piensa en franquiciar. Según Rosana Desco, fundadora de la franquicia Mamá Me Lo Como Todo, “nosotros como franquiciadores tenemos una fórmula atractiva que funciona, es por eso que necesitamos y queremos darla a conocer y hacerla visible, por otro lado nuestros asociados necesitan y buscan una fórmula atractiva, pero no tienen tiempo y en muchos casos tampoco cuentan con los conocimientos suficientes para poder llevarla a cabo. Al final es una unión de fuerzas en la que todos ganamos”. Desde Mamá Me Lo Como Todo, franquicia especializada en restauración y delivery para un público infantil y familiar han apostado por la franquicia con el objetivo de crecer y hacer crecer a otras personas, o como la marca lo llama el “Win To Win”.



Para la fundadora de la franquicia UrbanClean, Fernanda Dueñes Quintero, quien no estaba convencida de los modelos de negocio ya implantados en el mercado, del sector de las tintorerías, decidió montar su propio proyecto, “después de aprender y entender el negocio, voltee a ver a los grandes monstruos del sector que franquician y concluí que no tenían nada por lo que no pudiera alcanzarlos algún día”. Un ejemplo de empoderamiento y de visión que llevó a su fundadora a defender su marca frente a otros competidores en el mercado, porque su negocio contaba con más innovación y desarrollo que muchos de los otros negocios, “y lo más importante, no encontré que tuvieran ningún progreso que me diera miedo de competir con él” concluye Fernanda Dueñes.



Sin embargo, para la fundadora de Kids & Us, Natàlia Perarnau, “la franquicia nos permite dedicar la mayor parte del tiempo a pensar y trabajar en cómo hacer mejor las cosas. Hace que nos pongamos las pilas”. Kids & Us surge de la experiencia de Natàlia Perarnau en el ámbito de la enseñanza, quien veía que sus alumnos adultos no llegaban a un buen nivel de inglés y a quien la maternidad le enseñó un nuevo camino para enseñar a los demás. “Siempre digo que mi éxito nace en realidad de un fracaso y de una experiencia vital. Cansada de ver la frustración de mis alumnos por no aprender inglés de forma fluida y animada por mi reciente maternidad, decidí, darle una vuelta de tuerca a mi método de enseñanza” afirma Natàlia Perarnau. Para Nàtalia impulsar su marca Kids & Us a través de la franquicia fue una apuesta segura desde el principio, “tener un franquiciado te obliga a estar muy atento al mercado, al propio asociado, a tu cliente final, etc. Y esto nos gusta, ya que nos obliga a no relajarnos” asegura.



Las ventajas y dificultades de emprender

Como en casi todos los proyectos que se inician en la vida, hay una parte buena, la cual sirve para seguir adelante y una parte no tan buena, que sirve de aprendizaje. A la hora de emprender, hay muchas cosas buenas y sensaciones satisfactorias pero también hay momentos difíciles de los cuales siempre se puede sacar algo positivo y algo nuevo que aprender. En los distintos modelos de negocio de franquicia varía según el momento o el tipo de negocio que se quiera montar, las dificultades que hay en el momento de emprender. En algunos hay más dificultad en la parte económica, en otras en la parte de escoger un perfil de franquiciado que encaje con las especificaciones técnicas y en otros, el entorno en el que se desarrolla su modelo de negocio, que por distintas circunstancias sociales, políticas, entre otras, es cambiante. Por el contrario, en todos hay una misma parte buena, la satisfacción personal que da ser tu propia jefa y hacer lo que te gusta, combinado con un optimismo y unas ganas de crecer que impulsan al emprendedor a seguir adelante y no tirar la toalla frente a las adversidades.

La franquicia Lazos, especialista en el sector de las agencias matrimoniales, con más de veinte años de experiencia atendiendo a las relaciones entre personas, era ya una empresa líder en el mercado y que compraron sus actuales dueños hace veinte años. Esta franquicia necesita de un franquiciado con algunas especificaciones profesionales, “desde que nosotros compramos la empresa hemos ido creciendo sin ningún problema, a un ritmo normal, la única dificultad que nos hemos encontrado es en el perfil del franquiciado, porque se requiere a una persona que tenga unas características en recursos humanos especiales. No todos los perfiles que han querido franquiciar con nosotros han podido hacerlo”, afirma Alicia López, directora de la franquicia Lazos. Este modelo de negocio ya existía en el mercado y sus actuales dueños, le dieron un giro y decidieron crecer por medio de la franquicia, “teníamos bastante demanda de distintas zonas de la geografía española y nosotros no abarcábamos para dar servicio a todo, es por eso que pensamos que con la franquicia podíamos llegar y atender a más clientes” asegura Alicia López. 



En el caso de las fundadoras de la franquicia Llagurt, Ingrid Rahola y Gloria Salomó, han tenido una grata experiencia como emprendedoras, superando y sacando lo bueno de los momentos de dificultad que según Ingrid Rahola, “el camino de emprender no es fácil, dificultades hay cada día, además, existen circunstancias externas que aparecen en el camino, pero bueno, para nosotras esto no es un trabajo es un estilo de vida y por tanto siempre intentamos disfrutar de todo lo que hacemos”. Llagurt es una empresa que nace de la idea dos amigas de montar un negocio propio. Cuando una de ellas estudiaba en EE.UU visitó una yogurtería y se le ocurrió la posibilidad de llevar esa idea a España, pero con un concepto diferente al americano, querían un comercio de proximidad, producto local y ecológico. La expansión de su modelo de negocio con la franquicia surgió después de la crisis de 2008, cuando hubo mucha gente que perdió su empleo o gente que quería emprender y vio en Llagurt una buena oportunidad. “Fue en este momento cuando nosotras decidimos franquiciar, siempre y cuando fuera auto ocupación, es decir, que la persona que franquicie nuestra marca esté trabajando en ella”. 



La directora general de la franquicia Dietplus España, Natacha Alonso, también resalta las circunstancias externas y el entorno como factor de dificultad, sin embargo, son más los momentos buenos y de crecimiento, ya que “hay un gran equipo en Dietpus, con un gran trato humano y que trabajamos conjuntamente, un factor que hace fácil emprender y seguir adelante”. La franquicia Dietplus comenzó su andadura en Francia con el objetivo de ayudar a las personas a equilibrar su peso y estar felices con ellos mismos, “Dietplus ofrece un servicio diferente, en el que no nos centramos tanto en la parte de dietas estrictas sino que trabajamos la parte psicológica y de coaching profesional donde creemos que la parte emocional es importante junto con la nutricional, y que este proceso dure a largo plazo y sea un estilo de vida para nuestros clientes”, asegura Natacha Alonso. 



Sin duda, todas estas mujeres tienen una historia y una experiencia personal como emprendedoras única y de gran admiración. Todas ellas han apostado por aquello que creen y han confiado en su saber hacer, superando los obstáculos que se han ido encontrando por el camino y creciendo, bajo el mismo método, como es la franquicia. 


Franquiciashoy.es revoluciona el acercamiento entre emprendedores y franquicias

Crea tu propio perfil, encuentra la franquicia que mejor se adapta a tus preferencias y mantente al día de todas nuestras novedades.

* Campos obligatorios