Mango tiene un gran exito en Latinoamérica
[ 13/09/18 ]

Mango arrasa en Latinoamérica: más de doscientas tiendas en 2017


Mango ha finalizado el último ejercicio con 205 establecimientos en la región. En el último año, la empresa cerró la macrotienda con la que operaba en calle Madero de Ciudad de México.

Mango reordena su red de tiendas en Latinoamérica para romper un récord. En el último ejercicio, el grupo español de distribución de moda superó los doscientos establecimientos en la región gracias al empuje de sus principales mercados latinoamericanos: Chile, Colombia y Perú.

A cierre del ejercicio 2017, Mango sumaba 205 tiendas en una veintena de mercados latinoamericanos. Chile continúa posicionandose como el país con mayor cantidad de puntos de venta del grupo español, sumando un total de 55 establecimientos entre tiendas y corners en tiendas por departamento.

Colombia es el segundo mayor mercado de Latinoamérica de Mango, con 47 tiendas a cierre del ejercicio. En el último año, la empresa de distribución de moda puso en marcha una tienda en el país cafetero.

El podio lo cierra Perú, como el tercer país de la región con mayor cantidad de puntos de venta de Mango, sumando un total de 38 establecimientos, uno más que el año anterior. Otros de los mercados en los que la compañía española se expandió durante 2017 fueron Bermudas, Cuba y Ecuador, con una nueva tienda en cada uno.

Por el contrario, Mango se replegó en uno de los principales mercados para la moda española: México. El grupo cerró el ejercicio con 26 tiendas en el país azteca, cuatro menos que en el mismo periodo del año anterior. La compañía opera en el mercado mexicano con tiendas monomarca y puntos de venta en establecimientos multimarca. De hecho, Mango bajó la persiana del flagship store que tenía en la calle Madero de Ciudad de México, donde se instaló El Palacio de Hierro con un outlet a finales del año pasado.

Además de México, el grupo bajó una marcha en Guatemala, con el cierre de un establecimiento, totalizando tres puntos de venta en el país centroamericano. Mango también dio un paso atrás en Nicaragua, con el cierre de una tienda.

En el resto de los países de Latinoamérica en los que está presente, la compañía europea mantuvo estable su red comercial. La empresa de distribución de moda cuenta con tres puntos de venta en Argentina, dos en Bolivia, tres en Costa Rica, dos en El Salvador, tres en Panamá, uno en Paraguay, dos en República Dominicana y cinco en Venezuela.

México es el único país de Latinoamérica en el que Mango cuenta con una filial, que fue constituida en 2014 y donde opera con tiendas propias, sumando un total de tres puntos de venta de gestión directa. En el resto del continente, el grupo español opera de la mano de socios franquiciados.

A cierre de 2017, Mango tenía presencia en 110 países con 2.190 tiendas, el 55% en régimen de franquicia. A lo largo del año pasado, la compañía abrió veinte nuevas macrotiendas a escala global, hasta contar 211 establecimientos de estas características.

A pesar de la expansión de su red comercial, Mango finalizó el ejercicio 2017 con un descenso del 2,9% de sus ingresos, hasta 2.194 millones de euros. El grupo sí logró reducir sus números rojos, que pasaron de 61 millones de euros en 2016 a 33 millones de euros el año pasado. 

Mango finalizó el ejercicio 2017

Mango encoge sus números rojos en 2017. La compañía española, segundo mayor distribuidor de moda del país por cifra de negocio, finalizó el ejercicio pasado con unas pérdidas de 33 millones de euros, frente al resultado negativo de 61 millones registrado en 2016. No obstante, la facturación del grupo se mantuvo a la baja, con un descenso del 2,9%.

En 2017, el resultado bruto de explotación (ebitda) de Mango se elevó un 50%, pasando de 77 millones a 115 millones de euros. La empresa señala que el ebitda registró “una importante mejora” en el primer semestre del año pasado, mientras que en el segundo anotó “un crecimiento más moderado, afectado por las altas temperaturas en la mayoría de los mercados más importantes para la compañía”, según explica en un comunicado.

La facturación de Mango se situó en 2.194 millones de euros en el ejercicio pasado,frente a los 2.260 millones de euros de 2016. España copó el 23% de las ventas de la compañía, mientras que el negocio internacional representó el 77%. Por segmentos, las colecciones de moda masculina, infantil y Violeta contribuían en un 18,3% a la cifra de negocio total, frente al 17,6% del ejercicio 2016.

“En 2017 hemos verificado que nuestro modelo de negocio basado en la omnicanalidad y en el fast fashion es el camino a seguir”, ha dicho Daniel López, vicepresidente ejecutivo de Mango. “Con un comportamiento de las ventas en el segundo semestre similar al de la primera mitad del año, el grupo habría entrado en la senda de los beneficios”, ha añadido.

“A cierre de julio hemos logrado grandes mejoras: las ventas totales han experimentado una muy buena evolución: han tenido un crecimiento sostenido en los últimos cinco meses”, ha señalado también López.

En 2017, la compañía realizó un saneamiento de su balance, lo que conllevó “un fuerte recorte de sus pasivos bancarios y una reducción de su deuda financiera neta”. A 31 de diciembre de 2017, la deuda neta del grupo era de 415 millones de euros, un 33% inferior a la del año anterior, cuando ascendía a 617 millones.

El pasado diciembre, Mango vendió las instalaciones que albergan su sede en Palau-Solità i Plegamans (Barcelona) por más de cien millones de euros. Tras la operación desale&leaseback, los inmuebles pasaron a manos de Invesco Real Estate Fund, aunque la empresa de moda se mantendrá como inquilino.

2.190 tiendas en todo el mundo

A cierre de 2017, Mango tenía presencia en 110 países con 2.190 tiendas, cuya superficie total ascendía a 812.000 metros cuadrados, un 1,8% más que en 2016. A lo largo del año pasado, la compañía abrió veinte nuevas macrotiendas, hasta contar 211 establecimientos de estas características.

La empresa destaca las aperturas de flagship stores realizadas en Nueva York, la calle Serrano de Madrid y Restauradores en Lisboa. En 2017, las franquicias representaban el 55% de los puntos de venta de la cadena y, a lo largo de 2018, Mango prevé seguir apostando por este modelo y abrir otros 45.000 nuevos metros cuadrados de superficie comercial con franquicias en todo el mundo.
             
Fuente: modaes.es
                 
Consulta más información sobre la Franquicia Mango - Mng

Suscríbete a nuestra Newsletter