Franquicias de cosmética comprometidas con la sostenibilidad

Analizamos las franquicias referentes del sector de la cosmética, en cuanto a su compromiso y contribución con la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente, desde los ingredientes que utilizan para elaborar sus productos hasta el cambio en el packaging y el transporte.



Con la llegada de la pandemia, que nos obligó a frenar nuestras actividades habituales y cerró la producción durante algunas semanas, los cielos de varias ciudades españolas estaban un 64% más libres de contaminación, según un estudio de la Universidad Politécnica de Valencia. 

Continuar en la lucha de la preservación y el cuidado del medio ambiente, supone estar concienciados con el mismo y llevar a cabo una serie de conductas que favorezcan su sostenibilidad. En este aspecto, son cada vez más las empresas y marcas, comprometidas con el medio ambiente, como es el caso del sector de la cosmética que emplea políticas basadas en la sostenibilidad y en productos no testados en animales.

Para que un producto de cosmética sea sostenible tiene que combinar dos factores, en primer lugar, respetar la piel y contribuir a su cuidado de la manera más natural posible, y en segundo lugar, que reduzca en su proceso de producción los niveles de contaminación, para con el medio ambiente. 

La cadena de franquicias Yves Rocher, desde sus inicios en 1959, tiene como filosofía ofrecer una cosmética natural y eficaz, con el objetivo de cuidar la piel y de proteger el medio ambiente. Según María Orea, responsable de comunicación de la franquicia Yves Rocher, “el cuidado del planeta, a través de la sostenibilidad, está en el centro de nuestra marca, es un pilar que nos guía en todas nuestras decisiones y así cumplir nuestra misión: Reconectar a las personas con la naturaleza”. En este ámbito esta marca ha sido pionera dentro del sector de la cosmética, llevando a cabo ciertas medidas para contribuir con la sostenibilidad como retirar las bolsas de plástico de sus tiendas en el 2006, empezar a producir sus envases con un 25% de PET reciclado en 2009 o innovar en sus productos, como son los geles concentrados los cuales tenían la misma eficacia en un tamaño más pequeño de envase, lo que disminuía el uso de plástico en un 50% y reducía a la mitad el transporte y las emisiones de CO2. “El último éxito en materia de sostenibilidad lo conseguimos en octubre de 2020, a partir de esta fecha todos nuestros envases se producen con 100% PET reciclado. Desde siempre nuestras fórmulas y envases se crean bajo un enfoque de eco-concepción, por eso trabajamos día a día para ir más allá en este sentido”, asegura María Orea.



La red de franquicia The Body Shop, es otra marca comprometida con unas prácticas empresariales éticas y sostenibles, es por eso que junto con otras tres firmas de cosmética forman el grupo Natura & CO, mediante el cual, estas cuatro empresas, que tienen su propia esencia y misión, se unen con el mismo fin, crear productos que ayuden a mejorar el bienestar de las personas, los animales y el planeta.



Por otro lado, la cadena de franquicias Bottega Verde, siempre ha tenido la naturaleza como fuente de inspiración, desde sus inicios como una pequeña herboristería, hasta ahora. En las fórmulas de sus productos se opone al uso de química superflua y por el contrario, está en constante búsqueda de ingredientes naturales. Cultivan muchos de los ingredientes que añaden a sus productos y seleccionan de su lugar de origen muchos otros, como el argán de Marruecos o la moringa de Brasil. Además, su departamento de investigación y desarrollo trabaja en sus laboratorios para transformar los colores y la esencia de los ingredientes naturales en fórmulas testadas de belleza.



Franquicias de perfumes comprometidas con el medio ambiente

Dentro de este sector, también encontramos franquicias de perfumes que basan sus políticas de empresa en valores sociales y ambientales. Esto significa que para la elaboración de este tipo de productos, tienen en cuenta desde el cuidado de la piel, hasta el embalaje en el que van a comercializarse sus esencias. 

Entre las franquicias de perfumes que contribuyen a la preservación del medio ambiente encontramos a La Botica de los Perfumes, que desde siempre ha trabajado para reducir el consumo energético y las emisiones de CO2. Según Domingo Álvarez Fernández, responsable de expansión de la franquicia La Botica de los Perfumes, “para la marca, el cuidado del medio ambiente y ser sostenibles, forma parte de nuestra identidad, es nuestra filosofía. Desde los inicios de La Botica de los Perfumes, nuestro compromiso y responsabilidad medioambiental ha marcado nuestro camino”. La red de franquicias ha llevado a cabo ciertas medidas para contribuir con la sostenibilidad, como el uso de un packaging reciclado en toda su cadena de logística, “hemos apostado por productos de mínima huella ecológica, con producciones sostenibles, limitando los componentes contaminantes como el plástico en los envases, siguiendo el movimiento ‘zero waste’. Diseñamos nuestra cosmética teniendo en mente aspectos como la contaminación, la practicidad y las posibilidades de reciclar y reusar”, asegura Domingo Álvarez. Además, La Botica de los Perfumes ha puesto en marcha una campaña con la que contribuyen a concienciar a sus clientes sobre los beneficios del reciclaje, “Tu frasco de fragancia puede tener otra vida ¡Recicla!”.



Otra de las franquicias referente del sector de los perfumes es Equivalenza, que desde sus orígenes, contribuir con el cuidado del medio ambiente ha formado parte de su ADN. Según José María Fernandez, CEO de la franquicia Equivalenza, “esta marca nació con ese compromiso inherente al negocio. No se podría entender nuestra filosofía y valores de empresa sin la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente”. Equivalenza fue pionera en la venta a granel y el sistema refill, sistema de reutilización y reciclaje que permite extender la vida útil de los productos, y hoy en día sigue apostando por el sistema de recargas en todas sus gamas, cuidando el medio ambiente y permitiendo un ahorro económico para los clientes. Primero comenzaron con los perfumes, reutilizando, desde 2017,  más de 3,8 millones de frascos, ahorrándole una gran cantidad de vidrio al planeta. Más tarde, implementaron el sistema refill en los ambientadores de hogar y ahora lo han hecho también, en las cremas de cosmética facial en tarro. “Con nuestro sistema de eco-recargas, se consigue ahorrar hasta un 90% de plástico al reutilizar el tarro exterior de una crema facial. Además, nuestros envases están fabricados con materiales reciclables. Por lo tanto, reutilizamos y reciclamos. La próxima semana tendremos un lanzamiento relacionado con cosmética donde seremos los primeros en traer a España un nuevo producto también recargable”, afirma José María Fernández.



En los últimos años, ha cambiado mucho el sector de la cosmética y la perfumería, eliminando de los productos de belleza químicos y parabenos que no favorecían al cuidado de la piel. Ahora también se ha optado por ser conscientes con la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente en el embalaje de estos productos, remplazando el plástico por productos biodegradables o materiales como el bambú o las algas de mar.


Franquiciashoy.es revoluciona el acercamiento entre emprendedores y franquicias

Crea tu propio perfil, encuentra la franquicia que mejor se adapta a tus preferencias y mantente al día de todas nuestras novedades.

* Campos obligatorios